Patricia Highsmith: El oscuro genio detrás de ‘Extraños en un tren’ y ‘El talentoso Sr. Ripley’

Patricia Highsmith fue una novelista y cuentista estadounidense, conocida sobre todo por sus novelas de suspense y suspense psicológico. Nació el 19 de enero de 1921 en Fort Worth, Texas, y creció en Nueva York. Highsmith estudió en el Barnard College y en la Universidad de Columbia antes de dedicarse a la escritura. Obtuvo un gran reconocimiento por su primera novela, «Extraños en un tren», que más tarde fue adaptada al cine por Alfred Hitchcock.

A lo largo de su carrera, Highsmith escribió más de 20 novelas y numerosos relatos cortos, y muchas de sus obras fueron adaptadas al cine o a series de televisión. Su creación más famosa es el personaje de Tom Ripley, un sociópata inteligente y encantador que aparece en cinco de sus novelas. El estilo de escritura de Highsmith exploraba a menudo el lado oscuro de la naturaleza humana y ahondaba en temas como la obsesión, la culpa y la identidad.

A pesar de los elogios de la crítica por sus obras, Highsmith luchó durante toda su vida contra problemas personales como el alcoholismo y la depresión. Vivió en varios países, como Francia, Inglaterra, Suiza e Italia, antes de establecerse en Suiza, donde falleció el 4 de febrero de 1995 a los 74 años.

En la actualidad, Patricia Highsmith está considerada una de las mejores escritoras de novela negra del siglo XX y sigue influyendo en los autores modernos con su apasionante narrativa de suspense. Sus obras se han traducido a varios idiomas y han ganado adeptos en todo el mundo.

Patricia Highsmith
Patricia Highsmith. By Open Media Ltd – Open Media Ltd, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24443239

Vida temprana

Patricia Highsmith nació como Mary Patricia Plangman el 19 de enero de 1921 en Fort Worth, Texas. Su madre era ilustradora y su padre un artista gráfico que trabajaba en publicidad. Se divorciaron antes de que naciera y fue criada principalmente por su abuela materna en Nueva York.

Highsmith tuvo una infancia solitaria y luchó con su identidad sexual desde muy joven. La veían como una niña rara que prefería la compañía de caracoles y gatos a la de otros niños. Más tarde, Highsmith se describió a sí misma como una inadaptada que se sentía fuera de lugar de niña debido a su ambigua sexualidad y temperamento artístico. Llevaba cuadernos de poesía desde los 12 años y vivía en un mundo de fantasía creado por ella misma. A pesar de sus tendencias solitarias, formó un estrecho vínculo con su madre y su abuela.

Educación

Patricia Highsmith estudió inglés, latín y griego en el Barnard College de Nueva York. Participó en la revista literaria estudiantil de Barnard. Tras graduarse en 1942, cursó estudios de posgrado en la Universidad de Columbia, donde estudió escritura de ficción y composición de relatos cortos. Siguió escribiendo y publicando relatos durante su estancia en Columbia. Highsmith no terminó sus estudios de posgrado, sino que se dedicó a escribir cómics en la década de 1940. Más tarde dijo que valoraba el tiempo que había pasado estudiando literatura y escritura creativa en la universidad, ya que le ayudó a desarrollar su estilo y su voz distintivos.

Primeros años como escritora

Tras graduarse en el Barnard College en 1942, Patricia Highsmith luchó por publicar sus escritos. Envió relatos cortos a revistas como Harper’s Bazaar y New Yorker, pero siempre fueron rechazados. Para mantenerse, Highsmith tuvo una serie de empleos, entre ellos trabajar en una fábrica de muñecas y como dependienta en la sección infantil de los grandes almacenes Bloomingdale’s.

Frustrada por el mundo editorial, Highsmith se dedicó a escribir cómics a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta. Escribió guiones para muchos títulos de la serie «Romance Comics», publicada por Crestwood/Prize Comics. Aunque lo consideraba un «trabajo basura», el cómic le proporcionaba un sueldo fijo. Durante este tiempo, siguió enviando historias cortas a revistas y finalmente publicó su primera historia, «The Heroine», en el Harper’s Bazaar en 1945.

La primera novela de Highsmith, Extraños en un tren, fue rechazada por su editor Harper & Brothers. Sin desanimarse, persistió y siguió perfeccionando su oficio y su estilo. Sus relatos cortos empezaron a aparecer en la revista Ellery Queen’s Mystery Magazine a principios de la década de 1950. La segunda novela de Highsmith, El precio de la sal, se publicó en 1952 bajo el seudónimo de Claire Morgan, ya que trataba temas lésbicos. Aunque seguía teniendo problemas, Highsmith empezaba a ganar reconocimiento en los círculos editoriales gracias a sus novelas cortas.

Éxito rotundo con Extraños en un tren

La novela de 1950 Extraños en un tren fue la gran oportunidad de Highsmith como escritora. Fue publicada por Harper & Brothers y vendió cerca de 50.000 ejemplares en sus primeros seis meses, lo que le permitió dejar su trabajo diario y dedicarse a escribir a tiempo completo.

Extraños en un tren gira en torno a un encuentro fortuito entre dos hombres, Charles Bruno y Guy Haines, en un tren. Bruno les propone «intercambiar asesinatos», es decir, Bruno matará a la esposa de Guy si éste mata al padre de Bruno. Guy no se lo toma en serio, pero Bruno procede a asesinar a la mujer de Guy. Esto obliga a Guy a enfrentarse a un dilema moral, ya que Bruno le presiona para que cumpla su parte del supuesto trato.

La novela fue bien recibida por la crítica y contribuyó a consolidar la reputación de Highsmith como autora de thrillers psicológicos inteligentes. La ambigüedad moral de los personajes y la exploración de la culpa y la dualidad se destacaron por añadir profundidad a lo que de otro modo podría haber sido una trama de asesinatos estándar. El hecho de que la novela se centrara en la psicología de un asesino más que en los detalles de los asesinatos en sí fue relativamente innovador para el género en aquella época.

La exitosa adaptación de Extraños en un tren a una película de Alfred Hitchcock en 1951 dio a conocer y popularizó aún más la obra de Highsmith. Aunque no escribió ninguna secuela de Extraños en un tren, el éxito crítico y comercial de la novela dio a Highsmith la confianza y los medios para proseguir su carrera literaria con mayor libertad creativa.

El talentoso Sr. Ripley y otras novelas

La obra más conocida de Patricia Highsmith es el thriller psicológico El talentoso Sr. Ripley, publicado en 1955. Esta novela presenta a su antihéroe Tom Ripley, un joven estafador que asesina a un conocido rico y luego se hace pasar por él. Ripley explora temas como la obsesión, la duplicidad y la naturaleza fluida de la identidad, que se convertirían en sellos distintivos de la ficción de Highsmith. Su ambientación europea también consolidó su reputación como novelista de intriga internacional.

Ripley fue seguida de cuatro secuelas, cada una de las cuales describía otra de las aventuras amorales de Tom Ripley. Con el tiempo, las novelas de Ripley de Highsmith se volvieron más satíricas, ridiculizando las pretensiones de la clase alta. Su estilo de escritura también evolucionó, pasando de la atmósfera noir del primer libro a la comedia negra.

Además de la serie Ripley, Highsmith escribió muchas novelas de suspense psicológico centradas a menudo en criminales, estafadores y relaciones retorcidas. Obras como El grito del búho, Esta dulce enfermedad y Las dos caras de enero tratan de la obsesión, la confusión de identidad y la ambigüedad moral. Highsmith también escribió numerosos relatos cortos, muchos de los cuales comparten el tono perturbador y los temas de psicología anormal que aparecen en sus novelas. Prefería centrarse en dramas personales íntimos más que en tramas de acción.

Proceso de escritura e influencias

Patricia Highsmith tenía unos hábitos de escritura singulares y se inspiraba en diversas influencias literarias. A menudo escribía rodeada de caracoles en su jardín e incluso se los llevaba de viaje. Highsmith también solía beber mientras escribía, y tenía un vaso de whisky o ginebra junto a su máquina de escribir.

Varios autores influyeron notablemente en el estilo de escritura y los temas de Highsmith. Era una ávida lectora de Dostoievski y admiraba cómo profundizaba en las dimensiones psicológicas de sus personajes. Highsmith también apreciaba el talento de Oscar Wilde para captar las contradicciones humanas. La obra de teatro Rope, de Patrick Hamilton, que se centra en dos jóvenes que cometen un asesinato simplemente por la emoción de hacerlo, ayudó a inspirar la trama de Extraños en un tren.

Highsmith se dio a conocer por su habilidad para crear suspense a través de la vida interior de los personajes. Se centraba en el deterioro moral de los protagonistas, que racionalizaban sus oscuros impulsos y su caída en el crimen. Esta tensión psicológica era la firma de su técnica de suspense. En lugar de basarse en la violencia, la acción y los giros inesperados, Highsmith construía la intriga a través de las mentes moralmente ambiguas de asesinos y estafadores. Su capacidad para meterse en la cabeza de esos personajes y comprender sus retorcidas racionalizaciones impresionó a muchos otros escritores.

Vida personal

Patricia Highsmith llevó una vida personal poco convencional que a menudo causó controversia. Aunque salió brevemente con el escritor Marc Brandel, Highsmith nunca se casó ni tuvo hijos. Era abiertamente lesbiana en una época en que la homosexualidad era tabú e ilegal en muchos lugares.

Highsmith mantuvo numerosas relaciones con mujeres a lo largo de su vida. Una de sus relaciones más significativas fue con la artista Carol Plant en la década de 1940. A principios de la década de 1950, mantuvo una relación sentimental con la socióloga Ellen Blumenthal Hill, que por entonces estaba casada. Su romance terminó amargamente varios años después.

En 1966, Highsmith inició una relación con la escritora Marijane Meaker que duró dos años. También mantuvo un intenso romance con la artista Caroline Besterman que duró décadas. Al principio, Highsmith tendía a encapricharse de sus amantes antes de perder el interés.

Highsmith viajó mucho por Europa a lo largo de su vida, y vivió largas temporadas en Inglaterra, Francia, Italia y Suiza. Hablaba francés con fluidez y admiraba la cultura europea. Sin embargo, también se enfrentó a la discriminación y hostilidad ocasionales como mujer estadounidense abiertamente homosexual en el extranjero.

Highsmith se preocupaba mucho por las cuestiones sociales y políticas, apoyaba los derechos de los animales y se oponía a la violencia. Hizo aportaciones económicas a muchas causas que le eran queridas. Sin embargo, sus firmes opiniones y su personalidad irritable también la metieron en problemas con frecuencia. Era conocida por su intensidad, su reclusión y su interés por el lado oscuro de la naturaleza humana.

Carrera posterior y muerte

En los últimos años de su carrera, Highsmith recibió numerosos premios y distinciones que reconocían su importante contribución a la literatura. En 1980, fue galardonada con el premio O. Henry por su relato «The Snail Watcher». También recibió el Silver Dagger de la Crime Writers’ Association en 1964 y 1975.

Los últimos años de Highsmith transcurrieron en Suiza, donde vivía desde principios de la década de 1960. Siguió escribiendo y publicando nuevas novelas y relatos, aunque su producción disminuyó en los últimos años. Su salud empeoró debido a una combinación de anemia, diabetes y daños en el hígado por un consumo excesivo de alcohol. Highsmith murió a los 74 años, en 1995, en Locarno (Suiza).

Tras su muerte, Highsmith siguió recibiendo reconocimiento póstumo y la crítica revalorizó su obra. Muchas de sus novelas fueron adaptadas al cine, lo que dio a conocer su obra a nuevos públicos. En 2009, la Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos le concedió el premio a la escritora de misterio más destacada del siglo XX. Su reputación como una de las escritoras policiacas más talentosas e influyentes del siglo XX no ha hecho más que crecer con el paso del tiempo.

Legado

Patricia Highsmith dejó una profunda huella en los géneros de suspense y thriller que aún perdura. Sus novelas de suspense psicológico introdujeron personajes y temas más oscuros y complejos que rompían las convenciones de la novela de misterio. Patricia Highsmith dejó una profunda huella en los géneros de suspense y thriller que aún perdura. Sus novelas de suspense psicológico introdujeron personajes y temas más oscuros y complejos que rompieron las convenciones de la novela de misterio. Exploró la ambigüedad moral de la psique humana de una forma sin precedentes.

Highsmith inspiró a innumerables escritores con su habilidad para meterse en la mente de los criminales y crear una incómoda intimidad entre el reaer y los protagonistas, a menudo amorales. Escritoras como Ruth Rendell y Gillian Flynn han citado a Highsmith como una gran influencia en sus propias novelas policíacas de gran complejidad psicológica. Su personaje de Tom Ripley, en particular, estableció el modelo del psicópata antihéroe encantador y brillante que sigue poblando muchas novelas de suspense.

Más allá de su importancia literaria, la obra de Highsmith también dejó una huella cultural. Su novela de 1955 El talentoso Sr. Ripley fue adaptada en 1999 en una película protagonizada por Matt Damon, presentando sus retorcidos personajes a nuevos públicos. El personaje de Ripley sigue fascinando, y otros actores como John Malkovich y Barry Pepper han interpretado el papel en adaptaciones posteriores. Las películas basadas en sus otras novelas, especialmente Extraños en un tren, se consideran clásicos.

Aunque Highsmith no sea un nombre tan conocido como el de Agatha Christie, sus historias oscuras y psicológicamente penetrantes ayudaron a evolucionar el género de suspense y aún resuenan entre el público. Amplió los límites de la ficción de misterio y dejó un legado que los autores modernos de suspense siguen aprovechando.

Citas destacadas

Patricia Highsmith era conocida por sus perspicaces puntos de vista sobre la escritura, la vida y la naturaleza humana. He aquí algunas de sus citas más sugerentes:

Sobre la escritura:

«Es un alivio maravilloso darse cuenta de que el acto de escribir corrige el pensamiento, a medida que se avanza».

«Escribir no me resulta difícil, pero empezar me cuesta mucho».

Sobre la vida:

«Es la posibilidad de estimulación emocional lo que atrae a la gente a la novela».

«El artista creativo parece ser casi el único tipo de hombre al que nunca podrías conocer en terreno neutral. Sólo se le puede conocer como artista. No ve nada objetivamente porque su propio ego está siempre en el primer plano de cada cuadro.»

Sobre la naturaleza humana:

«Creo que la mayoría de los novelistas tienen un solo personaje, y lo conocen tan bien que pueden adaptarlo a cualquier situación y a cualquier libro que estén escribiendo».

«A menudo recibo cartas de lectores que afirman que no sólo han resuelto el misterio de una de mis novelas, sino que han descubierto, psicológicamente, el «porqué» del propio crimen. Dicen que han comprendido los motivos del criminal. Pero la verdad es que yo tampoco. No me interesan mucho los motivos del delincuente. Lo que me interesa es el efecto en otras personas».

Las citas de Highsmith revelan sus perspicaces perspectivas sobre la escritura, la vida y la naturaleza humana, que contribuyeron a su legado como aclamada novelista.

Martha Lucas
Martha Lucashttps://www.goodreads.com/user/show/178194854-martha-lucas
Martha Lucas is passionate about film and literature. She is working on her first novel and writes articles. In charge of the theater and books sections at MCM. Seville, Spain.
Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos