Pobres criaturas (2023). Crítica de la película: Alicia en el fascinante país del absurdo

Pobres criaturas
Martin Cid
Martin Cid

Pobres criaturas es una película dirigida por Yorgos Lanthimos y protagonizada por Emma Stone. Con Mark Ruffalo, Willem Dafoe, Ramy Youssef y Jerrod Carmichael.

Una película de la que sólo podemos decir cosas positivas, una película llena de ideas del principio al fin, una cinta que derrocha talento en todas y cada una de sus facetas y que resulta, siempre, original.

Ni es una comedia ni es un drama ni es una obra de arte y ensayo. Es todo eso en un cuento del absurdo y en un viaje a través del país de las maravillas, en lo estético, emocional y social.

Un paseo por el absurdo que puede ser visto desde distintos puntos de vista y que acepta numerosas lecturas y que no se agota, siquiera, en un primer visionado.

Totalmente apabullante en lo esético.

¡Nos ha encantado!

Pobres criaturas
Pobres criaturas

Argumento

Un doctor ha realizado un experimento: revivir a una mujer muerta implantándole el cerebro de un bebé. Durante las distintas etapas de la vida de ésta veremos su evolución en un mundo que, aparentemente absurdo, va tomando sentido como parábola existencial del absurdo.

Sobre la película

“Pobres criaturas” es, sobre todo, una película hecha para permanecer en la retina del espectador y penetrar más allá, interrogarle en lo más profundo y plantearle preguntas terribles, a veces de manera terrible y a veces como una comedia, jugando siempre entre ambos extremos y coqueteando con un absurdo existencial que resulta, en todo momento, fascinante.

Lo primero, el director, Yorgos Lanthimos, que logra crear “su” película, su universo y su mundo maravillosamente terrorífico, cruel, déspota y encantadoramente bello a la vez y que, además, deja que los otros factores de la película tomen igualmente protagonismo.

A pesar del despliegue estético que muestra “Pobres criaturas”, también hay espacio para que se desarrolle un guion espectacular, lleno de ideas locas absurdas que se superponen una a la otra, que se suceden con pausa y celeridad a la vez.

Y hay un espacio para una tremenda interpretación de una soberana Emma Stone, que se luce en su papel, que interpreta todas las edades de la dulce Bella y sabe dar vida a un personaje en sus distintas etapas, siempre al borde de la locura o al borde de la genialidad.
Perfectos los secundarios, con un estupendo Mark Ruffalo y un Willem Dafoe que vuelve a estar en una de esas películas que tanto le gustan: extrañas y que le dejan crear ese aura de actor totalmente ajeno a la industria (casi siempre).

En torno a Bella gira la locura sin control aparente, pero es una falsa locura, una locura ordenada en torno a la belleza fascinante de lo macabro, lo absurdo y la profunda y a la vez bella crueldad del ser humano, que le hace inventar maravillas y, a la vez, consumirse en su propia mediocridad animal.

Nuestra opinión

Ya nos gustó este director y la actriz cuando trabajaron anteriormente. Ahora, simplemente, nos han encantado en esta fábula de lo absurdo que podría haber firmado Salvador Dalí.

Para nosotros, y sin duda alguna, la mejor película del año.

Comparte este artículo
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *